Ahora puedes comprar tu VOLKSWAGEN Hippie

Furgoneta Volkswagen hippie de ocasion

A ningún aficionado al motor se le escapa que el mercado del automóvil es muy exigente y está en continuo cambio. Pero hay excepciones que rompen con esta dinámica. Muchos usuarios y coleccionistas apuestan por modelos clásicos que se han convertido en historia rodante. Un caso evidente y llamativo se encuentra en dos modelos alemanes, la Volkswagen t1 y la Volkswagen t2, aunque actualmente sólo se pueden adquirir de ocasión. Hoy en día son muchas las personas que conducen este vehículo único por las calles y autopistas de todo el mundo. Y es que pocos modelos han conectado de una forma tan eficiente con los amantes de un estilo de vida libre y sin ataduras.

La Volkswagen t1 significó el comienzo de una línea estratégica de éxito; la conocida serie Transporter de la firma alemana. El primer modelo se lanzó al mercado en el año 1950 con un diseño atractivo y moderno para la época. Unas líneas cargadas de dinamismo que rompían con una estética más convencional o clásica. Una apuesta que presentaba una gran versatilidad y un precio más que atractivo, dos características que buscan y desean los usuarios que compran este tipo de vehículos. Su corazón escondía un motor bóxer de 25 CV y un espacio interior completamente personalizable que permitía desde cargar 750 kilos de mercancías hasta transportar cómodamente hasta 8 pasajeros. El éxito de la Volkswagen t1 se disparó y en poco más de diez años habían vendido casi un millón de unidades. Durante los quince años que duró su producción la evolución del motor fue constante, pasando hasta los 44 CV en su última versión.

El año 1967 fue el elegido para lanzar el segundo modelo de la serie Transporter, la Volkswagen t2. La estrategia era evidente, había que mantener la ligereza y las prestaciones del vehículo sin renunciar a la implementación de nuevas tecnologías o el desarrollo de motores más potentes. Su línea estética se mantuvo en gran medida, y las variaciones se enfocaron a conseguir un espacio interior mucho más luminoso. Durante los doce años de fabricación de este modelo, los motores llegaron a la nada despreciable potencia de 80 CV. La Volkswagen t2 fue un icono dentro del movimiento hippie, que encontraron en este modelo una filosofía de vida que se adaptaba a sus necesidades.

En el mercado de ocasión es habitual encontrar la Volkswagen t1 y la Volkswagen t2. Una oportunidad de oro para disfrutar de uno de los vehículos más conocidos de la historia. Otro factor a tener en cuenta, es que a pesar de los años de fabricación de estos vehículos, su cuidado y mantenimiento suele ser excelente, lo que propicia que la compra de una Volkswagen hippie t1 o una Volkswagen hippie t2 de ocasión sea un éxito rotundo.

Una pieza de coleccionista ideal para aquellas personas que buscan un vehículo que les permita romper con la monotonía, disfrutar de la familia de una forma distinta o practicar todo tipo de deportes de montaña o acuáticos. Sin duda alguna, una elección perfecta cargada de belleza, simbolismo e historia.



VW T1 y T2 de segunda mano a tu alcance

Uno de los vehículos industriales que más ha calado en el gran público y que ha sido destinado para uso particular, es la gama de furgonetas VW Transporter. Estos modelos de la marca alemana se han convertido en todo un icono, incluso llegando a ser abanderados de movimientos tan importantes como fue el movimiento hippie de los años 60, representando una nueva forma de entender la vida. Hoy en día este modelo va por su sexta generación, pero aún en día se pueden encontrar VW T1 de segunda mano en muy buen estado de conservación. Igual ocurre con la VW T2 de segunda mano, que también se puede encontrar a precios muy competitivos. Fue en el año 1950 cuando el VW T1 se lanzó al mercado y desde entonces no ha parado de ganar adeptos, incluso hoy continúa siendo un vehículo muy cotizado, a pesar de que su producción haya cesado. Las furgoneta VW T1 en venta de segunda mano también son conocidas como VW Combi.

La VW es una furgoneta con una larga historia . Aún hoy en día se encuentran modelos de VW T1 de segunda mano del año 1975, que fue el último en que se produjeron estos vehículos. Su producción se inició en Alemania en el año 1950 y continuó hasta 1967. En 1953 se inicia en Brasil y fue ahí donde se puso el VW T1 en venta de fábrica en 1975 por última vez. Desde entonces estas furgonetas tan características han ido de mano en mano entre particulares y concesionarios de ventas de coches usados. Los modelos VW T2 de segunda mano que se pueden encontrar en el mercado pueden corresponder a los fabricados en Alemania en el periodo que va desde 1967 hasta 1979, a las que se produjeron en México desde 1971 hasta 1994 o las más recientes construidas en Brasil desde 1976 hasta el año 2013, fecha en que cesa la producción mundial de este modelo.



Una gran variedad de carrocerías

No cabe duda de que uno de los motivos del éxito de mercado de esta furgoneta VW es la gran variedad de carrocerías existentes. Desde el principio se puso en el mercado variantes paneladas para carga, pick up, para pasajeros, pick up con doble cabina, con techo descapotable y tipo autocaravana.

El motor de ambos modelos es de 4 cilindros bóxer refrigerado por aire, lo que implica que no necesitan un sistema de refrigeración de agua, ni bomba de agua, manguitos ni junta culata. Sí incorporan un pequeño radiador de aceite. Esta particularidad convertía a este modelo una opción muy conveniente en lugares con climas extremos y esta fue una de las principales ventajas frente a otros modelos de la época, permitiendo así una expansión mundial del modelo, independientemente del clima existente. Su precio muy ajustado y un mantenimiento de bajo coste también ayudaron a esta gran difusión.

Si deseas comprar tu furgoneta volkswagen hippie y hacer realidad tus sueños, puedes ponerte en contacto con nosotros y te asesoraremos profesionalmente.

Furgonetas Volkswagen Hippie T1 y T2 Antiguas de Ocasión

La T1, también denominada como combi en la mayoría de países de Europa, es la furgoneta hippie de Volkswagen por excelencia. De hecho, se ha convertido en un auténtico objeto de coleccionista para muchos apasionados de la estética que caracterizó a los años 60 en todo el mundo. Pocos años después de su aparición, la marca alemana dio a conocer al mundo la T2, es decir, la actualización del anterior diseño, lo cual supuso una auténtica revolución.

Hoy en día, aunque parezca imposible, todavía se pueden comprar furgoneta Volkswagen hippie, sobre todo, en el mercado de ocasión. Y es que muchísimos usuarios han remodelado y reacondicionado estos vehículos a los nuevos tiempos manteniendo, obviamente, todo su encanto original. Por ello, vamos a dedicar este artículo a hablar de estos dos míticos modelos de VW.

Historia de la furgoneta de Volkswagen hippie

La historia de las VW T1 que se pueden encontrar hoy en día en el mercado da comienzo poco después de la conclusión de la II Guerra Mundial en Alemania. En concreto, fue en la fábrica que Volkswagen tenía en la ciudad alemana de Wolfsburgo y que, en esos momentos, estaba bajo control británico. Hablamos de abril de 1947, momento en el que el empresario holandés Ben Pon solicitó permiso para comercializar los vehículos de esta firma en los Países Bajos.

La figura de Ben Pon es especialmente relevante al hablar de la Volkswagen Combi o T1 pues la idea de esta furgoneta nació de él. En concreto, este hecho se produjo al ver la base de un VW Escarabajo que recorría la planta de fabricación como coche de carga de forma muy eficaz. ¿Por qué no crear un vehículo de similares características pero especialmente diseñado para la carga de mercancías comerciales?

Efectivamente, cualquier VW combi en venta disponible en el mercado actual nació, única y exclusivamente, como un coche de carga. En 1948 empezó a construirse el primer prototipo bajo la denominación de Volkswagen Tipo 29. De hecho, no fue hasta 1950 cuando empezó a recibir la denominación bajo la cual se conoce a estas furgonetas de Volkswagen antiguas.

En concreto, la fabricación de la popular Volkswagen furgoneta hippie dio comienzo el 8 de marzo de 1950. Poco tiempo después, debido a la increíble demanda que existía en América del Sur, la cual era, en líneas generales, superior a la de Europa, la firma decidió abrir una primera planta de ensamble en Sao Paulo, Brasil, para en 1956 hacer lo mismo también México. En Europa se fabricó entre 1950 y 1967, mientras que en Sudamérica lo hizo entre 1953 y 1975.


Características de las VW T1 y T2 en venta

Cualquier VW Combi T1 o T2 en venta, siempre que no haya sido modificada por cualquier de los dueños que haya tenido, cuenta con unas características técnicas y mecánicas muy específicas y reconocibles. En primer lugar, todos los modelos fueron equipados con un motor de 1.100 cc en la parte trasera, algo que resultaba muy habitual en los años 50 y que reducía el volumen del morro, haciendo el conjunto de la carrocería mucho más compacto.

Por su parte, este motor disponía de cuatro cilindros opuestos y estaba refrigerado por aire. Además, era capaz de brindar una potencia máxima de 25 CV, lo cual le daba para alcanzar una velocidad de 80 kilómetros por hora. Poco tiempo después, debido a la gran demanda que tenían estas furgonetas, empezaron a fabricarse con motores de 1.500 cc que proporcionaban una potencia de 50 CV y llegaban a los 110 km/h. Se calcula que, en su primer año de vida, se vendieron 100 000 unidades. Diez años después, esta cifra creció hasta los 1,8 millones.

Claves del éxito de esta furgoneta Volkswagen antigua

Tanto la furgoneta Volkswagen T1 como la T2 se han convertido en objetos de coleccionista para muchos de los amantes de los coches antiguos. La primera fue realmente popular durante la década de los cincuenta y sesenta en Alemania, así como en Brasil, donde se fabricó hasta el año 1975. Así, todavía hoy, en una furgoneta Volkswagen t1 antigua se pueden encontrar como principales características una ventana delantera dividida y abatible. En su momento, la plus 8 fue conocida especialmente por su gran capacidad de carga. Asimismo, en las tres primeras generaciones el motor utilizado era de tipo bóxer y funcionaba con aire.

En cuanto al aspecto externo, una Volkswagen t1 destaca especialmente por su alegre colorido y aspecto redondeado. En sus orígenes, como principal novedad con respecto a otras furgonetas, el asiento del conductor se situaba justo encima del motor. Sin embargo, por razones de seguridad finalmente este se incorporó en un panel o caja para estar del todo protegido. Con un chasis remarcado por pequeñas ventanas laterales superiores, las de las puertas de la cabina, no obstante, disponían también de ventilación. Finalmente, se añadió asimismo una ventana trasera y un parachoques.

Desde un punto de vista cultural, la Volkswagen antigua se convirtió en todo un símbolo de la comunidad hippie. Este grupo a menudo pintaba las furgonetas de vibrantes y floridos colores y convertían el interior en espacio habitable. De hecho, de este tipo de vehículos surgirían más tarde las famosas autocaravanas. Sucedió algo similar con la t2, la continuación lógica. Así ocurre que aún hoy se siga conociendo a una Volkswagen t2 antigua como el "autobús", el "microbús" o el "minibús" y se caracteriza en especial por su motor trasero. Tal fue el éxito de este modelo que hasta 2013 se estuvo produciendo en medio mundo. Y ahora la tienes a tu alcande en Kombis Pasión. Puedes comprar tu furgoneta Volkswagen hippie comenzando por ponerte en contacto con nosotros. Estudiaremos tu caso en particular y te propondremos varios modelos disponibles.



La furgoneta volkswagen t2 antigua destaca por un frontal con ruedas delanteras curvas. El antiguo motor refrigerado se ve ayudado por unas aberturas laterales que aspiran el aire. Precisamente, la t2 comenzó a fabricarse a partir de 1967 y llegó hasta julio de 1971. Las t2a y t2b se produjeron desde este año hasta 1979. En ambos modelos se incorporaron unas grandes luces traseras, conocidas como "orejas". Además, se añadieron también frenos de disco delanteros y de tambor traseros más anchos, así como nuevas llantas de acero y amortiguación acústica.

En la década de los setenta surge también el primer modelo eléctrico de la t2. A medida que pasa el tiempo, surgen nuevos complementos que la hacen plenamente distinguible: una gran parrilla compuesta de plástico y un parachoques voluminoso. No falta incluso la versión más lujosa, como la de 1989, denominada Caravelle, con vidrios polarizados y acabado metálico. En 1995 se empezó a utilizar también un motor de 1,8 litros refrigerado con agua. Los últimos modelos eran capaces, además, de alcanzar una velocidad máxima de 133 kilómetros por hora y consumir hasta 12,9 litros por 100 kilómetros y una superficie de 2290 milímetros.

Ya hablemos de las Volkswagen T1 de ocasión actuales o de las VW T2 que se pueden encontrar actualmente en venta, los factores que marcaron su éxito fueron muchos y muy variados. En primer lugar, es imprescindible tener en cuenta que estos vehículos eran realmente versátiles. Por ello, no solo se utilizaron para transportar mercancías, tal y como era su propósito inicial, sino que también se emplearon como ambulancias, como pick up, como autocaravanas, etc.

A este hecho hay que unir que se fabricó utilizando como base la eficiencia. Es decir, en una época en la que los motores de gran tamaño que consumían ingentes cantidades de combustible, VW lanzó al mercado una furgoneta potente pero económica cuyo gasto de gasolina era bastante bajo. Este hecho fue, sin lugar a dudas, realmente importante para su introducción en el mercado estadounidense. Por su parte, sus 4 cilindros bóxer refrigerados por aire hacían que no necesitase ni bomba de agua, ni radiador, ni junta de culata. Por tanto, era igual de eficiente en climas desérticos como helados y su mecánica resultaba tremendamente fiable.

Obviamente, el diseño jugó un papel imprescindible en el éxito de la Volkswagen furgoneta hippie. Y es que sus formas redondeadas, sus enormes faros delanteros, la V de la parte delantera con relieves... Todos fueron elementos que ayudaron a percibir a la VW T1, más que como un vehículo, como una mascota. Y es que la zona de delante recrea una alegre cara sonriente, lo cual genera una enorme empatía hacia ellas.


Características de la Volkswagen T2

La Volkswagen T2 de ocasión que se puede encontrar actualmente es la sucesora natural de la T1. En concreto, empezó a producirse en el año 1967 en Alemania, y estuvo vigente hasta 1979 en el Viejo Continente. Sin embargo, al igual que ocurrió con su predecesor, en Sudamérica gozó de un éxito mayor y, por ello, se confeccionó durante bastantes más años. En concreto, en la planta de VW en México la cadena de producción se mantuvo hasta 1994, y en Brasil hasta 2013.

En términos estéticos, la verdad es que la Volkswagen T2 es bastante similar a la T1, si bien es cierto que sus líneas dejaron de ser tan redondeadas y se prescindió de la gran V en relieve de la parte delantera. Sin embargo, mecánicamente se perfeccionó bastante al incluir un motor de 1390 cc con 4 cilindros en línea capaz de proporcionar una potencia de 78 CV y alcanzar velocidades de hasta 135 km/h. Además, con el paso del tiempo, la firma alemana comercializó una versión que funcionaba con diésel.

Aunque ya no tengan nada que ver con este artículo y con las furgonetas hippies de VW de las que estamos hablando, este modelo dio pie a todas las versiones posteriores que fueron apareciendo en el mercado paulatinamente y la que convenció, de manera definitiva, de identificar esta línea de vehículos con lo alternativo y lo diferente. Por ello, a pesar de todo el tiempo que ha pasado desde la irrupción de la T2, sus actualizaciones posteriores (actualmente existe hasta la T6) siguen siendo muy demandadas por los aficionados al camping y a la naturaleza en general.

¿Por qué las furgonetas VW T1 y T2 se convirtieron en referentes de la estética hippie?

La mezcla de espacio, diseño y precio de estas furgonetas, sobre todo de la T1, supuso que se vendieran como rosquillas durante los años 60. Además, suponían una excelente oportunidad para los más jóvenes en todos los sentidos. Asimismo, estos modelos eran muy propicios para la personalización, por lo que el movimiento hippie encontró en ellas la forma ideal de transmitir su estética.

La vida nómada y el diseño relativamente psicodélico de la T1 encajó como un guante en el movimiento hippie, todo el mundo quería comprar una furgoneta T1, dotándola de flores, palomas de la paz y, en definitiva, de toda la iconografía asociada a los hippies. Por su parte, a ello también colaboró que, en 1963, Bob Dylan ilustró la portada de su disco 'The Freewheelin' con una de ellas. Muchos festivales de música de la época, como el mítico Woodstock, se vieron inundados de estos vehículos.

Todo ello colaboró a que, en estos momentos, todo aquel que conserve una VW T1 o T2 tenga un tesoro entre sus manos. Y es que, por si fuese poco, la restauración de este tipo de vehículos está a la orden del día. Por ello, sigue siendo posible comprarlas, ya sea con sus acabados y sus motores originales o completamente restauradas, en multitud de lugares. De hecho, hasta se llevan a cabo concentraciones de estas furgonetas en todo el mundo.

En definitiva, si estás buscando una VW T1 o una VW T2 en venta para cumplir tu sueño de tener en tu garaje una auténtica e inimitable furgoneta de estética hippie, ahora tienes la oportunidad de conseguirla de forma fácil y segura en Kombis Pasión. En este sentido, el mercado ofrece una gran cantidad de posibilidades que puedes aprovechar.

Esperamos que, tras este artículo, hayas resuelto todas tus dudas relacionadas con las furgonetas T1 y T2 de Volkswagen y comprendas mejor por qué se siguen considerando como los vehículos hippies por excelencia. Sin duda, modelos que formaron parte imprescindible de la historia del mundo en la segunda mitad del siglo XX.